Deshidratación y golpes de calor en los niños

 

Editor médico: Dr. López Ortiz

En México la temporada de calor comenzó a partir del 21 de marzo. Dadas las condiciones geográficas del país, experimentamos temperaturas elevadas con semanas en las que más de la mitad del territorio nacional registra más de 40 °C. En este periodo son frecuentes los casos de deshidratación y golpes de calor, principalmente en los grupos vulnerables como son los niños pequeños y adultos mayores, y esto puede representar una amenaza para la vida. En el año 2016 se reportaron en todo el país 671 personas afectadas por estas condiciones.1

Cuando estamos expuestos a temperaturas elevadas, nuestro cuerpo comienza a perder la capacidad de mantener en los límites de la normalidad todos los mecanismos que participan en la vida diaria, desde la cantidad de veces que nuestro corazón late por minuto (función cardiovascular) hasta la capacidad de hacer cálculos rápidos, como por ejemplo, saber cuánto vamos a gastar en el supermercado (función neurológica).

Los recién nacidos, lactantes y escolares son especialmente vulnerables por la inmadurez de sus mecanismos reguladores y por su menor extensión de superficie corporal, aunque también se debe a que en edades tempranas, los niños, debido a su masa corporal, generan mayor calor metabólico que los adultos; tienen menor capacidad de sudoración y ésta se disipa por evaporación.2 Además, los niños pequeños no tienen la capacidad de comunicar la sensación de sed y cuando aparece, es porque existe un 2% de deshidratación en el cuerpo.3

Estamos convencidos que prevenir una enfermedad es más eficiente que tratarla y que la información es una de las mejores herramientas, combinada con la adecuada comunicación entre el personal médico y los pacientes.4

Así que para estar mejor preparados en esta temporada de calor, a continuación les dejamos algunas recomendaciones para prevenir la deshidratación en los niños:2

  1. Llevar a cabo las actividades físicas en horarios frescos del día.
  2. Procurar una ventilación adecuada.
  3. No dejar a los niños pequeños dentro de automóviles por mucho tiempo.
  4. Procurar el consumo de líquidos frescos y electrolitos durante el día.

La adecuada hidratación con electrolitos es considerada uno de los mayores descubrimientos del S. XX; su fórmula se encuentra dentro de la lista de medicamentos esenciales para todo sistema de salud en el mundo, contiene menos glucosa y sodio que las sales que se usaban anteriormente, permite una absorción más rápida de los fluidos y disminuye la necesidad de sueros intravenosos y hospitalización.4

Referencias:

  1. Dirección General de Epidemiología. Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Daños a la Salud por Temperaturas Naturales Extremas. Informe Semanal de Vigilancia Epidemiológica. Cd. de Méx.: SINAVE/DGE/SALUD. DGE; 2016.
  2. Pinacho-Velázquez JL. «Golpe de calor» en los niños. Rev Mex Pediatr. 2014;81(3);115-119.
  3. R. Vademecum. [Online]. 2017. Consultado el 10 de junio de 2017. Disponible en: http://mx.prvademecum.com/producto.php?producto=1135
  4. de Materán MR, Tomat M, Pérez D, et al. Terapia de rehidratación oral. Archivos Venezolanos de Puericultura y Pediatría. 2009;72(4):146-153.

 

 

 

 

 

 

Compartir

¿Tienes comentarios sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Aracely Munguía says

Yo los encontré en Walmart y sí ayudan mucho sobretodo cuando mi bebé se pone mal de la pancita

Bere López says

Buen artículo, es bueno saber sobre este tema.

Ximena López says

Gracias por la información, me resultó muy útil :)

Archivo

Otros Artículos

img

Deshidratación y golpes de calor en los niños

Leer
img

Datos útiles sobre hidratación

Leer
img

Hidrata a tu pequeño

Leer